Archives

Verruga Plantar

Descripción

Uno de los mitos más aceptados (pero falso) es que las brujas tienen más verrugas que las mujeres normales. Esto no es así. Existen muchas mujeres que hacen hechizos encima de una escoba y que tienen una piel preciosa.

La verdad es que no es necesario ser una bruja para tener verrugas y de hecho, uno no tiene verrugas por volar sobre una escoba (aunque tal vez pueda clavarse astillas en partes sensibles de su cuerpo). En realidad, las verrugas están causadas por el virus del papiloma humano (o VPH). Este virus puede crear verrugas en cualquier parte del cuerpo (y no, las brujas no tienen más tendencia a tenerlas en su nariz o su mentón), aunque la zona que trataremos en este artículo son, naturalmente, los pies. Las verrugas que se forman en la planta de los pies se denominan verrugas plantares, obviamente.

Las verrugas son contagiosas, aunque no tanto. La piel que se ha desprendido o la sangre que tiene una verruga es lo que contiene el virus, por lo cual entrar en contacto con estas sustancias corporales puede ser el medio de contagio. Los lugares más comunes donde puede infectarse (ya que al virus generalmente le gustan los ambientes húmedos y tibios) son las duchas públicas, los vestuarios y las piscinas. Compartir calcetines o zapatos con otra persona también puede provocar un brote (y además es un poco desagradable). También se pueden diseminar las verrugas a otras partes de su cuerpo si se toca o se rasca una verruga y luego se toca otra zona de su cuerpo. El virus luego ingresa en la piel a través de pequeños cortes. (Y para que lo sepa, decir “abracadabra patas de cabra” no hace que le brote ninguna verruga, a menos que lo haga mientras se baña en una ducha pública).

Las personas que tienen pies sudorosos tienden a crear un ambiente ideal para el VPH y por lo tanto, pueden ser más susceptibles a desarrollar verrugas. Los niños, adolescentes y ancianos también tienen más probabilidades de tener verrugas que otras personas. Y algunas personas en realidad son inmunes al virus y nunca tienen verrugas… ¡son bastante afortunadas!

Síntomas

Las verrugas plantares a menudo se confunden con los callos (y viceversa) porque tienen un aspecto similar. Las verrugas a veces están cubiertas o rodeadas por piel muy gruesa, por lo cual puede pensar que tiene un callo en vez de una verruga. No obstante, a diferencia de los callos, las verrugas provocan dolor si las aprieta desde los costados, mientras que los callos duelen cuando se ejerce presión directamente sobre ellos. Las verrugas también contienen pequeños puntos negros (que, a diferencia de la creencia popular, no son semillas de las verrugas sino sangre acumulada en los vasos sanguíneos). Además, a diferencia de los callos, si se las rasura, las verrugas tienden a  mostrar pequeños puntos de sangre.

Las verrugas por lo general están bastante bien definidas y pueden tener un aspecto de bultos granulados o carnosos en la planta de su pie,  o también pueden ser duras y planas. Su color varía pero generalmente son marrones o grises. Como hay tanta presión sobre la planta de su pie, las verrugas plantares crecen hacia dentro de la piel en vez de crear un bulto prominente sobre ella. No obstante, no perforan la piel y afectan a sus huesos; no se preocupe, el virus sólo llega a la epidermis.

Con el tiempo, su verruga puede crecer de tamaño y diseminarse, creando verrugas mosaico (básicamente un grupo de verrugas). Cuantas más verrugas tenga, más difícil será tratarlas y, más dolor sentirá mientras está parado, caminando o corriendo.

Diagnóstico

Si bien no es común, es posible que un bulto de su pie sea canceroso. Así que, aunque piense que ese bulto es una verruga benigna, lo mejor es que su podiatra lo controle y le sugiera qué tratamiento seguir. Si es un bulto maligno, puede comenzar a tratarlo rápidamente.

Su podiatra probablemente le pregunte sobre sus verrugas, hace cuánto las tiene, qué ha hecho para tratarlas, si les provocan dolor y si ha notado cambios recientemente. (Su podiatra no le preguntará hace cuánto practica magia negra o si tiene una poción para convertir a su vecino en una rana).

Además de su historial de verrugas, su podiatra también hará un examen físico de su verruga y puede rasurarla levemente para ver si sangra. Si el bulto es sospechoso, probablemente tome una biopsia para hacerla analizar.

Tratamiento

Es posible que las verrugas se vayan solas, aunque eso puede no suceder rápidamente (o puede no suceder del todo en algunos casos). Puede optar por solicitar que le quiten la verruga en vez de esperar a que se vaya sola. Hay productos de venta libre disponibles, pero a veces no son tan eficaces como el tratamiento de un podiatra. Puede ser difícil que estos productos penetren la piel gruesa de la planta del pie y es difícil evitar destruir los tejidos sanos que rodean a la verruga. Si tiene diabetes u otros problemas circulatorios, no debe tratar de curar sus verrugas solo.

Algunas opciones de productos caseros o de venta libre incluyen:

  • Cinta adhesiva: sí, puede usar este producto tan útil que sirve crear accesorios, remendar cosas de la casa y deshacerse de sus verrugas. Quienes aplican este método por lo general cubren sus verrugas con cinta adhesiva por seis días, luego remojan las verrugas en agua para ablandar la piel y después, frotan suavemente las verrugas con una piedra pómez o una lima para eliminar, o al menos reducir, el tamaño de al verruga. Es probable que con un solo tratamiento no pueda deshacerse de sus verrugas, pero si repite este proceso durante algunos meses, tal vez vea resultados. Es una opción indolora y, con los diseños coloridos de las cintas adhesivas, tal vez también sea el método más coqueto.
  • Ácido salicílico: este método permite quitar capas de la verruga de a poco. Generalmente se debe aplicar el producto dos veces por día durante varias semanas, y frotar la verruga entre cada tratamiento con una lima o una piedra pómez. Cuando use este método, recuerde aplicar el ácido sólo sobre la verruga y no sobre la piel saludable que la rodea.
  • Congelamiento: en lo que respecta a la crioterapia, puede comprar sus propios productos de venta libre o bien someterse a este tratamiento en el consultorio de su médico. Los productos que puede comprar en una farmacia no congelan lo suficiente, pero pueden ser bastante eficaces.

Si estos tratamientos caseros no reducen adecuadamente sus verrugas, o si tiene diabetes u otras enfermedades, su podiatra puede ofrecerle otros tratamientos. Lamentablemente, muchos de estos métodos pueden ser dolorosos así que, asegúrese de hablar sobre sus opciones con su médico antes de decidirse por un tratamiento, particularmente en el caso de los niños. Los tratamientos que su podiatra puede ofrecerle incluyen:

  • Congelamiento: si bien uno puede comprar su propio tratamiento de crioterapia en la farmacia, su podiatra realiza el tratamiento con nitrógeno líquido, un producto súper congelante que puede congelar una flor tan rápido que si uno la toca, se desintegra. Pero no se preocupe, su médico no desintegrará su pie ni tampoco su verruga. Básicamente, sólo mata el tejido dentro y alrededor de la verruga. Se forma una ampolla y ésta se va desprendiendo, junto con la verruga. El congelamiento con nitrógeno líquido es mucho más eficaz que las opciones de venta libre, simplemente porque el frío es extremo. Este método puede ser doloroso, así que tenga cuidado antes de tratar a los niños con crioterapia
  • Cantaridina: otro método para matar los tejidos de la verruga es aplicar una sustancia producida por la cantárida (un insecto también conocido como mosca española). Con este tratamiento se forma una ampolla muy incómoda, pero la aplicación de la cantaridina en sí no debería doler.
  • Cirugía: su medico puede quitarle su verruga con un bisturí o con láser, pero este método luego provoca cicatrices, probablemente es doloroso y el tiempo de recuperación es prolongado.
  • Aplicaciones o inyecciones para el sistema inmunológico: a su cuerpo le encanta destruir virus malos, aunque a veces necesita un poco de ayuda. Hay inyecciones y cremas tópicas disponibles que pueden estimular su sistema inmunológico y ayudar a combatir el virus que causa sus verrugas.
  • Inyecciones antivirales: si bien los antibióticos no son buenos para las verrugas (ya que las verrugas están causadas por un virus y no por bacterias), su médico puede sugerirle un medicamento antiviral llamado bleomicina para combatir su infección con el VPH. No obstante, estas inyecciones pueden ser un poco dolorosas y no recomendadas para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Las verrugas tienden a reaparecer con frecuencia, así que es probable que deba comenzar su tratamiento una y otra vez, o probar con distintos tratamientos, lo cual puede hacerle pensar que tal vez sea más útil usar una varita mágica y un gran sombrero negro y puntiagudo. Sólo tenga en cuenta que, desgraciadamente, la magia no será más eficaz que ningún otro tratamiento.