Archives

Tobillos Hinchados

Descripción

Los personajes de caricatura o los juguetes blandos e hinchados pueden parecernos muy simpáticos. Usted los aprieta y lanzan una risita, o simplemente dan muchas ganas de estrujarlos, e incluso algunos se vuelven gigantes y son capaces de destruir la mitad de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, a diferencia de estos divertidos personajes rechonchos, tener tobillos blandos e hinchados no es para nada agradable.

La hinchazón es una de esas cosas que su cuerpo produce cuando las cosas no están del todo bien. Cuando sufre una lesión, su cuerpo envía más sangre a la zona dañada para intentar curarla, lo que significa que hay mucho líquido extra dando vueltas por ahí. O bien, la hinchazón de los tobillos puede indicar la existencia de un problema cardíaco. La insuficiencia cardíaca, la mala circulación de la sangre, la hipertensión pulmonar (presión sanguínea alta en las arterias que conectan al corazón con los pulmones) o la presión sanguínea alta en general también pueden hacer que los tobillos se hinchen, al igual que enfermedades o condiciones como la Hepatitis B o C, la gota, la artritis, las infecciones, los tumores, los problemas linfáticos o las venas varicosas.

En resumen, el solo hecho de saber que tiene los tobillos hinchados no le dice exactamente cuál es su problema.

Síntomas

Si bien tener los tobillos más grandes de lo normal puede ser uno de sus síntomas, es probable que también tenga otros, dependiendo de su enfermedad o condición. Por ejemplo, si su problema es la artritis, sus tobillos también pueden entumecerse y dolerle, y la condición puede empeorar con el tiempo. Probablemente, las infecciones estarán acompañadas de dolor y fiebre, y las lesiones de mayor temperatura y enrojecimiento, además de dolor.

Si tiene insuficiencia cardíaca, es probable que le falte el aire tanto al hacer alguna actividad como al estar en reposo. También es posible que se sienta bastante cansado. Además de sus tobillos, sus piernas, pies e incluso su abdomen pueden hincharse, y puede desarrollar una tos persistente. Las personas que sufren de hipertensión pulmonar pueden tener síntomas similares, además de dolor de pecho, desmayos y un latido irregular del corazón.

La Hepatitis B suele incluir: piel y ojos de color amarillento (ictericia), fatiga, pérdida del apetito o náuseas, pérdida de peso, hinchazón tanto del estómago como de los tobillos, sangrado que demora un tiempo inusualmente largo antes de detenerse, y la aparición de venas que lucen como arañitas (llamadas angiomas en araña).

Diagnóstico

Su podiatra tiene debilidad por las cosas blandas e hinchadas al igual que todos nosotros. No obstante, sabe que los tobillos hinchados no son algo para conservar y acurrucar cariñosamente. Cuando visite el consultorio de su podiatra, posiblemente le pedirá un historial médico minucioso, y le hará preguntas acerca de sus tobillos hinchados. Entre ellas, puede haber preguntas del tipo de: por cuánto tiempo han estado hinchados, si alguna de sus otras articulaciones está hinchada, si la hinchazón va y viene, si al presionar su tobillo hinchado y luego retirar su dedo deja una marca, qué actividades o momento del día parecen empeorar o mejorar la hinchazón, y cualquier otro síntoma que pudiera estar presente.

Existen numerosas pruebas disponibles para llegar al “corazón” de sus problemas de hinchazón. Dichas pruebas pueden incluir análisis de sangre (útiles para descubrir la Hepatitis B u otras infecciones), radiografías (a menudo usadas para lesiones minúsculas), y el examen del líquido extraído de la articulación (si se sospecha que existe Hepatitis B crónica, su médico puede recomendarle una biopsia de hígado)

Tratamiento

Naturalmente, el tratamiento depende completamente de su diagnóstico. Por ejemplo, pude tratar la artritis con analgésicos, antiinflamatorios, ortesis o cirugía. Las infecciones pueden combatirse con medicamentos antivirales o antibacteriales, y la presión sanguínea alta puede tratarse usando una variedad de fármacos diferentes. Las condiciones como la insuficiencia cardíaca pueden requerir tratamientos más complejos.

Por suerte, su médico sabrá cómo hacer para que sus tobillos vuelvan a lucir normales. Porque si bien generalmente las cosas hinchadas son tiernas y simpáticas, a nadie le agrada un tobillo hinchado.