Archives

Pie Plano (Flexible)

Descripción

Toda persona que haya jugado a las escondidas sabe lo emocionante que es estar bien escondido en algún lugar, tal vez a sólo centímetros de la persona a la que le toca buscar, casi a punto de morir de risa porque sabe que si corre la cortina, da un paso cerca de nosotros o mueve esa rama, lo vería riéndose a carcajadas justo antes de salir corriendo al árbol, la maceta o la sudadera tirada en el piso que se haya establecido como lugar seguro. Tal vez los arcos de sus pies, celosos de estas aventuras infantiles, han decidido jugar también a las escondidas y esto se llama pie plano flexible.

Las personas con pie plano flexible tienen arcos que literalmente desaparecen cuando están paradas cargando su propio peso sobre su pie, pero que vuelven a aparecer cuando no llevan peso encima, o cuando se ponen en puntas de pie. De hecho, esta “reaparición” del arco cuando el pie no tiene peso encima es lo que distingue a este tipo de pie plano de otros tipos. Es como si los arcos consideraran a la posición en puntas de pie como el momento en el que alguien los encuentra mientras juegan a las escondidas: es hora de salir y mostrarles a todos lo genial que era su escondite. En resumen, los arcos creen que la escondida es el mejor juego del mundo.

El pie plano flexible generalmente aparece durante la niñez o a veces un poco más adelante, y luego continúa hasta la adultez (los arcos que ya se han acostumbrado a jugar a las escondidas, siguen jugando indefinidamente). Aunque a menudo no es grave, este problema (al igual que cualquier juego de niños) puede agravarse. Como el pie plano flexible puede provocar que los tendones se estiren más de lo normal, estos tendones se pueden inflamar y provocar que este problema empeore cada vez más. Lamentablemente, este tipo de pie plano aparece en ambos pies, aunque tal vez no tenga síntomas de dolor en los dos.

Síntomas

Si tiene pie plano flexible, sus pies tendrán una apariencia plana mientras está parado (o dejan una huella completa cuando sale de la ducha), pero su arco aparece cuando no está apoyando los pies o se para de puntillas. Hay otras cosas que también pueden cambiar en la apariencia de su pie: sus dedos y la parte delantera de su pie pueden comenzar a girar hacia afuera (es decir, en dirección al dedo meñique), por lo cual cuando mira a su pie desde atrás (o le pide a alguien que los mire) verá más dedos de los que debería ver. La parte inferior de su talón también puede estar levemente girada hacia afuera, y su tobillo puede estar girado hacia adentro.

Cuando tiene pie plano (y sus arcos desaparecen) esto cambia el modo en el cual se coloca peso sobre su pie, y la forma de moverse al caminar. Debido a esto, las personas con pie plano flexible pueden sentir dolor en ciertas partes de su cuerpo que se mueven o cargan su peso incorrectamente. Por ejemplo, en su pie, puede comenzar a sentir dolor en el talón, el arco (cuando sus arcos quieren que los encuentren), su tobillo o la parte exterior de su pie. También puede sentir dolor en las piernas (generalmente dolor por la inflamación en los músculos de las pantorrillas) sus rodillas, sus caderas y la parte baja de su espalda. O, para no desentonar, tal vez pueda tener un dolor general en sus piernas o sus pies. También puede presentar otros síntomas como tensión en el tendón de Aquiles, juanetes o dedos martillo.

Diagnóstico

Su podiatra es experto en buscar arcos y, si tiene pie plano flexible, podrá hacerlos salir de su escondite. Para elaborar un diagnóstico, su podiatra deberá observar su pie, tanto cuando está parado cargando el propio peso de su cuerpo, como cuando está sentado o parado en puntas de pie. A veces es necesario sacar radiografías para saber cuánto ha progresado su pie plano flexible.

Tratamiento

Si no siente dolor a causa de su pie plano flexible, entonces no necesitará ningún tratamiento. No obstante, tal vez sea recomendable usar plantillas recetadas en sus zapatos, para evitar problemas más adelante. Por otro lado, si su arco genera problemas como dolor u otros síntomas, puede hacer algunas cosas (o bien, su doctor puede hacerlas por usted) para brindarle la ayuda necesaria.

Nuevamente, las plantillas a menudo ayudan a corregir los desequilibrios en el pie y pueden ser útiles para brindar más apoyo y alinear sus pies correctamente. Los zapatos y plantillas que brindan apoyo al arco son particularmente útiles por motivos obvios.

Además, es recomendable no practicar o reducir las actividades que actualmente le provocan dolor, al menos hasta que sus síntomas desaparezcan. (Las molestias y el dolor que provoca el pie plano flexible a menudo aparecen con ciertos tipos de actividades, como caminar, correr o estar parado durante mucho tiempo). Si el sobrepeso le agrega más presión a sus pies, tal vez deba hablar con su médico para idear un plan para bajar de peso, ya que esto puede reducir considerablemente sus síntomas.

También puede reducir la inflamación en sus pies a través de la inmovilización (a menudo a través del uso de yesos o férulas, o a veces con sólo no apoyar sus pies durante un tiempo), los medicamentos antiinflamatorios (como el ibuprofeno) y la fisioterapia, como los tratamientos con ultrasonido.

Si estos métodos no le ayudan a reducir su dolor, entonces tal vez la mejor opción sea la cirugía para hacer que sus arcos dejen de molestar. Su podiatra puede hablar con usted sobre las opciones disponibles.