Archives

Osteoartritis Del Pie y El Tobillo

Descripción

A simple vista, las articulaciones y las camisetas no tienen ninguna relación. Las articulaciones son lugares en los que se unen los huesos (y generalmente se mueven). Las camisetas están hechas de algodón respirable. Las articulaciones tienen líquido dentro de ellas. Las camisetas a menudo están impresas con frases graciosas, mensajes políticos o fotos de gatitos. No se parecen en nada, ¿no?

Por más raro que parezca, las articulaciones y las camisetas tienen una característica en común: ambas se desgastan. Cuando una camiseta se desgasta, nos queda una prenda llena de agujeros o material para hacer trapos. Cuando las articulaciones se desgastan probablemente tenga lo que los médicos llaman osteoartritis.

La osteoartritis es sólo uno de los distintos tipos de artritis (el término “artritis” después de todo, simplemente hace referencia a los problemas con las articulaciones), pero es uno de los más comunes. La osteoartritis, que a menudo se denomina la artritis del “desgaste y la ruptura”, obviamente incluye un deterioro gradual del cartílago dentro de la articulación, pero también hace referencia a los problemas en las articulaciones que se originan por lesiones, como torceduras o fracturas.

Todo tiene que ver con el cartílago, ya que esto es lo que se encuentra en los extremos de los huesos y los amortigua cuando se mueven, ayudando a proteger los huesos de las lesiones. Lamentablemente, a medida que envejecemos, nuestros cuerpos comienzan a perder su capacidad para repararse solos, por lo cual, a medida que el cartílago continúa experimentando un desgaste, nuestros cuerpos son menos capaces de reparar ese daño. En última instancia, el cartílago se desgasta del todo y nuestros huesos quedan sin nada que los amortigüe, rozándose entre sí. Como puede imaginar, la sensación de un hueso rozando a otro no es muy agradable y generalmente provoca dolor e inflamación en la articulación.

La osteoartritis también puede desarrollarse a causa de una lesión, como una torcedura grave, una dislocación o una fractura. La artritis que se produce a causa de las lesiones puede tardar meses o incluso años en desarrollarse. También puede desarrollarse debido a que los mecanismos del pie funcionan anormalmente, como en el caso de las personas que tienen arcos inusualmente altos o bajos. Además, puede experimentar más desgaste en su articulación si tiene sobrepeso ya que el exceso de peso tiende a aplicar más presión de lo normal sobre la articulación, lo cual provoca un daño mayor y eso puede provocar artritis.

Síntomas

Independientemente de cuál sea la causa de su artritis, es probable que experimente ciertos síntomas una vez que sus articulaciones ya se han desgastado. Uno de los primeros signos de advertencia es, por supuesto, el dolor en la articulación, que a menudo está acompañado por cierta rigidez. Su articulación (o el área que la rodea) puede comenzar a presentar hinchazón, enrojecimiento y calor al tacto. Estos síntomas pueden provocarle dificultad para caminar.

Diagnóstico

Su podiatra ha visto casos de osteoartritis varias veces antes (probablemente también ha visto varias camisetas desgastadas). Para poder determinar qué es lo que está provocando dolor en sus articulaciones, su médico tal vez le haga preguntas sobre sus síntomas, como por ejemplo hace cuánto tiene problemas con su articulación, cuándo siente generalmente el dolor (por la mañana o por la noche), y si ha sufrido alguna lesión en el área afectada.

El podiatra probablemente también realice un examen físico de su pie, evaluando el rango de movimiento de la articulación afectada y controlando que no tenga hinchazón ni dolor. También puede pedirle que camine un poco para analizar su marcha. (Recuerde, éste probablemente no sea un buen momento para hacerse el gracioso y caminar raro. Su podiatra tiene sentido del humor, pero en este caso lo mejor es dejar las bromas para las frases de su camiseta).

Como su podiatra tal vez quiera ver qué sucede dentro de su articulación, puede utilizar diversas técnicas de diagnóstico por imágenes para saber qué grado de daño tiene su articulación. Se pueden realizar radiografías, tomografías computadas, resonancias magnéticas y gammagrafías óseas para obtener un análisis visual de su articulación.

Tratamiento

Lamentablemente, la artritis no es una enfermedad curable. Y, a diferencia de las camisetas desgastadas, las articulaciones desgastadas no sirven para usar como trapos de piso. Afortunadamente usted puede hacer muchas cosas para reducir el dolor y evitar daños posteriores en sus articulaciones.

Su podiatra probablemente comience por aplicar tratamientos más conservadores, que pueden incluir medicamentos para reducir su dolor (a menudo se utilizan antiinflamatorios por vía oral como el ibuprofeno y las aspirinas también son útiles, o tal vez su médico decida que la opción más eficaz es una inyección de cortisona u otro esteroide). Para ayudar a reducir la inflamación y el dolor que provoca su artritis también puede ser útil inmovilizar su articulación con yesos o botas de yeso, o tal vez su podiatra simplemente reduzca la movilidad y brinde más apoyo a la articulación usando una férula.

Los dispositivos de ortopedia (como las plantillas recetadas diseñadas especialmente para su pie) pueden ayudar a resolver algunos problemas mecánicos de su pie que tal vez contribuyeron a que usted desarrollara artritis en primer lugar. También pueden brindar amortiguación y apoyo a su pie y así mejorar la función del mismo y reducir la inflamación y el dolor. Su podiatra también puede recomendarle sesiones de fisioterapia para fortalecer sus músculos y mejorar la estabilidad de su pie.

Si su articulación no responde bien a los tratamientos anteriores, su médico puede recomendarle que se someta a una cirugía, ya que ésta será la mejor forma de reducir su dolor. La cirugía puede realizarse para “limpiar” la articulación, retirar el tejido extraño e inflamado y todos los espolones que puedan haberse desarrollado. Su cirujano puede optar por fusionar la articulación, lo cual implica juntar los huesos de la articulación (a menudo con tornillos) para que crezcan juntos. Si bien esto puede reducir la movilidad del pie, también puede ayudar a eliminar el dolor asociado con el movimiento de la articulación dañada.

En el caso de la osteoartritis en el tobillo, también se puede reemplazar la articulación, pero esto generalmente se usa en los casos muy graves. (Lo más gracioso del reemplazo de las articulaciones es que uno puede sentirse como un cyborg. Los ojos de láser están a un solo paso).

Tratar la osteoartritis es un poco más difícil que pensar qué hacer con una camiseta desgastada. Y el tratamiento de la osteoartritis puede ser prolongado, pero siguiendo el consejo de su podiatra es probable que lleve una vida con menos dolor y más movilidad. Y si quiere, incluso puede ponerse una camiseta con una frase graciosa.