Archives

Melanoma Maligno del Pie

Descripción

Cada año, cuando llega nuevamente el verano, los seres humanos tendemos a comenzar a sacarnos la ropa. Es entendible, ya que la radiación solar comienza a calentar la atmósfera y nuestra piel de invierno, deseosa de sol, comienza a pedir un poco de luz a gritos. Y realmente, no existe nada más placentero que recostarse sobre una manta al aire libre mientras el sol hace desaparecer los recuerdos de las nevadas y las temperaturas bajo cero.

Lamentablemente, todas estas mañanas y tardes recostados al sol pueden provocar más daños que beneficios, especialmente cuando uno no está preparado para contrarrestar los efectos del lado no tan agradable del sol: los rayos ultravioletas (UV). La radiación ultravioleta tiende a arruinar las células y, si uno se expone en exceso (ya sea a los rayos ultravioletas del sol o de las camas solares) esto puede provocar un melanoma maligno, un cáncer de piel que comienza en las células que producen el pigmento de su piel (el color). Los cánceres malignos tienden a diseminarse rápidamente a otras partes del cuerpo y pueden llevar a la muerte si no se tratan precozmente.

Un melanoma maligno puede desarrollarse en cualquier lugar de la piel. Cuando ocurre en la zona del tobillo, el pie o los dedos del pie, se puede confundir con un moretón que simplemente no sana, o tal vez ni siquiera se le ocurra controlar la piel de su pie para buscar signos de advertencia. Lamentablemente, esto significa que el melanoma puede quedar sin tratarse durante un tiempo, y es más probable que, para el momento en el que quiera tratarlo, ya sea demasiado tarde y el resultado sea fatal. Los melanomas también pueden aparecer debajo de las uñas de los dedos de los pies.

Cualquier persona puede desarrollar un melanoma maligno, pero es más probable que uno sea susceptible a ellos si tiene piel clara, cabello rubio o pelirrojo y una tendencia a tener pecas en la piel. Las personas que tienen muchos lunares en el cuerpo o que cuando eran niños sufrieron quemaduras de sol, también son propensos a tener melanomas en la piel.

Síntomas

Cuando su piel comienza a sufrir los efectos de los rayos UV, es probable que note un área de pigmentación en su piel que demuestra cambios inusuales. Esta mancha puede ser plana (al mismo nivel de la superficie de su piel) o elevada y, si bien los melanomas a menudo son oscuros, también pueden ser de color rojo, rosado, marrón claro o incluso blanco. También pueden ser incoloros. Debe recordar la signa ABCD al momento de examinar su piel en busca de posibles melanomas.

A: Asimetría – El lunar o mancha no es simétrico. En otras palabras, si tuviera que dibujar su forma en un trozo de papel, no podría hacer que ambos lados coincidieran exactamente.

B: Bordes – El lunar o mancha tiene un borde irregular. El borde puede ser indefinido, irregular, con picos o incluso con pequeñas muescas.

C: Color – El lunar o mancha no tiene un único color. Los melanomas generalmente tienen varios colores, como negro, marrón y tostado, e incluso pueden tener áreas de color blanco, rosa, azul o rojo.

D: Diámetro – El diámetro del lunar o mancha crece. Los melanomas en general se agrandan con el correr del tiempo. Si nota un lunar o mancha que tiene más de 5 mm de ancho o que mide más o menos como una goma de borrar, o bien un lunar o mancha se ha agrandado, es recomendable controlarlo.

Otros síntomas de los melanomas incluyen propensión a sangrar, picar o provocar dolor o sensibilidad. También es probable que note que un lunar cuya pigmentación se ha extendido a la piel que lo rodea, o puede tener un moretón que nunca termina de curarse. También es posible encontrar una mancha oscura o una veta bajo su uña que no se va y que no parece estar relacionada con una lesión, como un golpe en el dedo por un tropezón o dejar caer un martillo sobre su pie.

Diagnóstico

Cuando note alguno de los síntomas antes mencionados en sus pies (o en cualquier otro lugar de su cuerpo), debe consultar a un médico de inmediato. Su podiatra (u otro médico) le preguntará sobre la mancha, por ejemplo, hace cuánto que la tiene, si ha cambiado de tamaño, de forma o de color, o con qué rapidez han ocurrido estos cambios. La mejor manera de saber si una mancha es un melanoma maligno es realizar una biopsia (o extraer una parte de toda la mancha) y enviar la muestra de tejido a un laboratorio para que la analicen.

Tratamiento

El tratamiento de los melanomas malignos, como sucede en muchos tipos de cáncer, a menudo implica someterse a una cirugía para eliminar el cáncer, y a un tratamiento de quimioterapia y radiación si es necesario. Su médico puede hablar con usted sobre el plan de tratamiento completo.

Por favor, recuerde que la detección precoz de los melanomas malignos es fundamental. Cuando este cáncer se trata en sus primeras etapas, los índices de supervivencia son de aproximadamente el 95%. No obstante, cuanto más tiempo pase sin tratar el melanoma, mayor es el índice de fatalidad. Nuevamente, siempre es mejor consultar a su médico de inmediato cuando note un lunar o mancha inusual en su piel o debajo de las uñas de sus pies.

Usted puede evitar que se desarrollen melanomas malignos en su piel. Siga estas recomendaciones:

Cuando salga al aire libre, mantenga la piel de sus pies cubierta. Las sandalias y ojotas no son una buena protección contra los malignos rayos UV. Cuando planee meterse al agua, use un calzado adecuado para el agua. Otra opción es colocarse medias y zapatos cuando planee pasar mucho tiempo al aire libre.

Evite exponerse al sol cuando los rayos solares son más directos (generalmente desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde) y cuide especialmente a los niños y adolescentes que son más susceptibles a la radiación dañina.

El protector solar es perfecto para bloquear los rayos UV. Asegúrese de aplicarlo en los pies si estos estarán expuestos al sol y no se olvide de cubrir las plantas de los pies y también el empeine.

Asegúrese de controlar sus pies (y otras partes de su cuerpo) para ver si no tienen signos de decoloración o lunares atípicos. Si usa esmalte para uñas con color, quíteselo de vez en cuando para verificar que no tenga vetas o manchas de color debajo de las uñas

Además, y si bien los pies son el tema principal de discusión aquí, realmente ayuda mucho usar gafas de sol que bloqueen los rayos UV, además de sombreros con ala ancha para proteger sus ojos y su cuello.

No existe un motivo real para no adorar al sol, sólo es necesario saber que el sol a veces no nos quiere tanto. Protéjase de sus rayos malignos y siempre controle su piel.