Archives

Heridas Punzantes

Descripción

Dada la popularidad actual de los vampiros y los hombres lobo (sin mencionar la amenaza siempre presente de los clavos oxidados, las tachuelas y, por supuesto, los conejos feroces), probablemente sea útil conocer bien todo lo relacionado con las heridas punzantes.

Como sucede con cualquier otro tipo de herida cortante, las heridas punzantes son cortes de la piel que pueden o no penetrar las capas más profundas (como los músculos y huesos). Tal como un clavo maldito puede romper su neumático (probablemente justo mientras conduce para llegar a una reunión muy importante), los objetos filosos y punzantes (como los colmillos de los vampiros por ejemplo), pueden penetrar su piel. El problema es que, a menos que tenga la suerte de que este objeto esté esterilizado, su herida punzante probablemente tenga cosas que no es bueno clavarse: suciedad, tal vez un pedazo de su propia piel, óxido, saliva (si lo mordió algún animal) y por supuesto, gérmenes (el tétanos es particularmente complicado). A veces eso que pinchó su piel queda incrustado en ella. Por ejemplo, la punta de un lápiz puede quebrarse, o una aguja puede atascarse tan profundo en su piel que ni siquiera sobresale de ella.

Las heridas punzantes pueden variar según su gravedad. Por ejemplo, si se ha clavado una astilla muy pequeña que no penetró a mucha profundidad en su pie, la herida tal vez no sea demasiado grave. Por otro lado, si pisó un clavo oxidado (o el perro del vecino lo mordió) en su pie, la herida seguramente será más grave. La gravedad de las heridas punzantes generalmente depende de la profundidad a la cual el objeto penetró y qué tan sucio estaba éste, ya que los objetos sucios contaminan más la herida y los pinchazos más profundos pueden contaminar las capas más profundas de sus tejidos. En ambos casos se aumenta su riesgo de desarrollar una infección (si un vampiro le muerde el pie, ésta realmente es la herida más grave de todas).

Síntomas

La mayoría de las heridas punzantes están acompañadas por cierto dolor y sangrado. (Además, si nota que el área debajo de la herida ha perdido sensibilidad o su función, probablemente necesite atención médica de inmediato). El sangrado tal vez no dure mucho y la herida probablemente se cierre enseguida. Esto no significa que usted se haya recuperado por completo. Tal vez tenga pedazos de cosas debajo de su piel, esperando provocar problemas. Por este motivo es muy importante consultar al podiatra para que revise su herida punzante (preferentemente dentro de las 24 horas luego de la lesión), la limpie y la trate adecuadamente.

Los que han sido mordidos por un vampiro probablemente deban evitar todo contacto con humanos.

Tratamiento inicial en el hogar

Antes de consultar al médico, puede hacer algunas cosas para limpiar su herida tanto como pueda. (Esto también debe hacerlo si fue mordido por un vampiro, ya que no es bueno tener un absceso inflamado en su pie durante toda su vida de vampiro). Si la herida no es profunda, no fue provocada por un objeto sucio y no sangra mucho, tal vez ni siquiera tenga que concurrir al consultorio del médico.

  • En primer lugar, asegúrese de que sus manos estén limpias lavándolas con jabón antibacterial o alcohol en gel. Si su herida aún sangra, aplique presión (¡suavemente!) con un paño limpio. Si, luego de varios minutos de presión sigue brotando sangre de la herida, llame al 911.
  • Una vez que haya detenido el sangrado, enjuague su herida punzante con agua durante al menos cinco minutos. (Incluso puede cantar una canción mientras tanto para que el tiempo pase más rápido. Pruebe con un aria de La Traviata, si se anima).
  • Lave su herida con jabón, luego verifique si hay algún objeto dentro de la herida. Recuerde, sólo debe mirar pero no hurgar la herida con pinzas ni con ningún otro instrumento. Si encuentra un objeto extraño, no intente quitarlo usted mismo; concurra a su podiatra más cercano.
  • Puede aplicar un ungüento antibiótico para ayudar a prevenir una infección y luego cubrir la herida con una venda limpia que no se pegue a la herida.

Tratamiento de su podiatra

Si la herida punzante en su pie es profunda, fue provocada por un objeto sucio o nota objetos extraños en la herida, definitivamente debe concurrir al médico para que la revise. (Los diabéticos o las personas que tienen neuropatías siempre deben consultar al podiatra para que brinde un tratamiento adecuado a la herida punzante).

Su podiatra examinará la herida y verificará que no haya objetos incrustados. Es probable que aplique anestesia en el área para retirar el objeto y limpiar bien la herida. Si existe la probabilidad de daño a los huesos, su podiatra también puede realizar una radiografía de su pie para saber cuál es el daño y cómo tratarlo mejor. Su podiatra también puede recetarle antibióticos para prevenir una infección en la herida. También es probable que lo vacunen contra el tétanos, especialmente si no se ha vacunado en los últimos cinco años.

Cómo evitar las infecciones y otras complicaciones

Como las heridas punzantes son propensas a las infecciones (que pueden ser bastante graves) es recomendable controlar la herida y ver si se presentan síntomas de una infección, como por ejemplo:

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Secreción de pus
  • Fiebre

Estos síntomas pueden resolverse en una o dos semanas, pero si persisten debe hablar con su podiatra para que le recomiende otro tratamiento.

Trate de no pisar con el pie herido tanto como pueda mientras se recupera. Esto le dará la posibilidad de sanar y también le ayudará a evitar una infección. Si su podiatra le ha recetado antibióticos, asegúrese de tomarlos todos, aunque se sienta bien. Asegúrese de que la venda que cubre su herida esté limpia y seca cambiándola todos los días (o con mayor frecuencia si se moja porque algún bromista le tiró agua).

Si fue el colmillo de un vampiro lo que provocó la herida en su pie, lo único que puede hacer es esperar que uno de sus amigos o vecinos tenga una estaca de madera y sepa cómo usarla. ¡Lo sentimos mucho!