Archives

Cosquilleo en los Pies

Descripción

Todos sabemos que los superhéroes son fantásticos. Pueden hacer cosas con las que el resto de los mortales soñamos, como volar (con o sin capas), ver a través de paredes de concreto, tirar trenes a los villanos o estirarse entre los bordes de un barranco y funcionar como un puente para una aldea llena de personas que escapan de un gusano gigantesco …y otras cosas como esas.

Pero, tal vez una de las capacidades más útiles de los superhéroes es tener un sentido especial que sólo se activa cuando alguien está en peligro. Dicen “¡Mi sentido de superhéroe está provocándome un cosquilleo!”, y vuelan a salvar a quien esté en peligro.

Bien, ¿qué significa exactamente el hecho de que sus pies comiencen a cosquillear? A menos que sea un superhéroe, probablemente no signifique que deba salir corriendo a salvar al alcalde de una banda de ladrones. Pero sí puede darle algunos problemas.

El cosquilleo en los pies puede deberse a diversas condiciones, si bien algunas son más graves que otras. Puede sentir un hormigueo o cosquilleo en los pies por el sólo hecho de estar sentado o parado en la misma posición durante mucho tiempo. Pero hay otras cosas que pueden provocar esta sensación y que pueden necesitar de atención médica. Los neuromas (crecimientos benignos en el tejido nervioso), los gangliones (crecimientos de tejido blando lleno de líquido), el síndrome del túnel tarsiano (cuando un nervio se pinza o tensiona cerca del tobillo), los problemas de circulación y la neuropatía periférica (daños a los nervios provocados por la diabetes, el consumo de alcohol, el plomo, el consumo de tabaco, el SIDA o las deficiencias nutricionales, etc.) son todos problemas que pueden provocar que sus pies sientan un hormigueo.

Síntomas

Tal vez note que el cosquilleo en su pie (o sus pies) se confina a un área específica o puede presentarse en todo el pie. El lugar en el que siente el hormigueo puede depender de la causa de su problema. Por ejemplo, los neuromas pueden provocar un cosquilleo en la bola o la planta del pie, al igual que el síndrome del túnel tarsiano. Los gangliones provocan un cosquilleo en la punta de sus dedos y la neuropatía periférica a menudo comienza por los dedos y va subiendo por el resto del pie.

Junto con el cosquilleo, tal vez sienta adormecimiento, comezón, quemazón o puntazos de electricidad en los pies. Y con la neuropatía periférica también puede sentir una pérdida de tono muscular o control en sus pies y ver que la piel está seca y escamada.

Diagnóstico

La mayoría de los podiatras no son superhéroes (si bien, por supuesto, usan esta profesión tan común en forma encubierta para esconder su vida secreta de lucha contra el crimen), pero sí son héroes de otro tipo y saben bien cómo descubrir a qué se debe el cosquilleo en sus pies. Para determinar la causa de su problema, es probable que el podiatra le pregunte sobre sus síntomas, como por ejemplo, dónde siente exactamente el cosquilleo, hace cuánto que lo siente, si hay algo que lo ha empeorado y si está experimentando algún otro síntoma. Su podiatra también puede examinarle el pie y presionarlo para reproducir los síntomas.

Dependiendo de la posible causa de su problema, su podiatra puede pedirle que se realice algún tipo de estudio de diagnóstico por imágenes, como una radiografía, una tomografía computada o una resonancia magnética, para ver bien el interior de su pie (como lo haría un superhéroe). Las pruebas de conducción nerviosa o las electromiografías también se pueden usar para ver si hay algún daño en sus nervios.

Tratamiento

Si bien sería ideal tener el súper poder de la auto-sanación, probablemente deberá buscar otros recursos para cuidar sus pies. Si la causa del cosquilleo es la neuropatía periférica, deberá realizarse un análisis de glucosa para controlarla lo antes posible. Para controlar el cosquilleo, deberá controlar la diabetes. Hable con su médico acerca de cómo mantenerse lo más saludable posible, aún teniendo esta enfermedad. El cosquilleo en sí (si duele o molesta) a veces puede calmarse con analgésicos.

Los neuromas y gangliones se pueden extraer con cirugía, pero su médico tal vez desee aplicar un tratamiento más conservador primero. Amortiguar y encintar el área, usar medicamentos para reducir la inflamación y aparatos de ortopedia son todos recursos útiles para obtener algún tipo de alivio cuando uno tiene un neuroma. Los gangliones se pueden drenar, pero en un 70% de los casos tienden a reaparecer. Si su problema es el síndrome del túnel tarsiano, los síntomas se pueden aliviar con reposo, inmovilización, medicamentos y aparatos ortopédicos. La cirugía a veces también puede ser necesaria.

Los superhéroes definitivamente son excelentes. Pero los seres humanos normales, como su podiatra amigo, pueden ser incluso mejores que un superhéroe para descubrir la causa de su cosquilleo y tratarla. De hecho, tal vez comience a considerar a su médico de los pies como un superhéroe también. Como si fuera “Súper Podiatra” … tiene que reconocerlo, ¡suena bien!