Archives

Bultos en los pies

Descripción

Las cosas que tienen protuberancias en la superficie a menudo son desagradables. La avena grumosa, los colchones llenos de bultos y los abdómenes protuberantes no son las cosas más bellas del mundo. Los pies que tienen bultos, aunque necesariamente no son algo malo, pueden generar incomodidad o dolor.

Los bultos en los pies, a diferencia de los sobrehuesos, están formados por un tejido más blando que el hueso. Pueden estar compuestos por sacos repletos de líquido, por la hinchazón de tejidos blandos, por engrosamiento de la piel, por tejidos grasos o por un agrandamiento de los nervios, los vasos o los músculos. Los siguientes son algunos ejemplos de bultos de tejido blando (aunque la lista no es exhaustiva):

Uñas encarnadas: si nota una hinchazón alrededor de los bordes de su uña (generalmente de la uña del dedo gordo), es probable que tenga una uña encarnada. Para evitar eso, debe cortar las uñas en forma recta y recortar los bordes. Si ya tiene una uña encarnada,  vaya al podiatra y no intente cortarla usted mismo.

Callos y callosidades: estas protuberancias son un engrosamiento de la piel que generalmente se forman cuando su pie está bajo presión o experimenta una fricción constante (es decir, contra la parte interna de un zapato demasiado apretado, por ejemplo)

Dedo en martillo: esto no es un bulto en el pie sino más bien una distorsión de su dedo (aunque puede generar fácilmente callos). Las personas que tienen dedos en martillo sufren porque los dedos presionan el pie, de modo que la articulación del medio sobresale. Generalmente se debe a un desequilibrio del músculo, aunque se puede exacerbar por usar zapatos que tienden a apretar los dedos (como los archienemigos de los podiatras, los tacones altos).

Bolsa sinovial: la bolsa sinovial generalmente tiende a formarse sobre las protuberancias óseas de la piel. Son pequeños sacos de tejido inflamado (suelen formarse cuando su pie experimenta presión o fricción) con una textura esponjosa, y pueden doler bastante.

Gota: la gota ocurre cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y genera la formación de cristales (de ácido úrico) en las articulaciones. La articulación más afectada es la del dedo gordo y se puede inflamar e hinchar bastante, provocando protuberancias más grandes de lo normal.

Quistes: generalmente son protuberancias blandas y flexibles que pueden estar llenas de líquido o una sustancia gelatinosa. Se pueden formar como resultado de una herida punzante (quistes por incisión), una debilidad del revestimiento de su tendón, una lesión o incluso sin motivo aparente. (No hay nada como esos bultos cubiertos por un halo de misterio, ¿verdad?).

Tumores: estos bultos a menudo son firmes al tacto, de forma irregular y pueden causar dolor o no. Generalmente se forman en los ligamentos u otros tejidos blandos, pero los de los pies casi nunca son malignos, lo cual puede ser un alivio en caso de que encuentre uno.

Tendinitis (específicamente, tendinitis del tendón de Aquiles): cuando su tendón de Aquiles se lesiona (rotura) o se desgasta, puede haber una hinchazón o bultos justo por encima del área en la cual el tendón se conecta con el hueso del talón

Síntomas

Los síntomas varían dependiendo del tipo de bulto que tenga. Algunos, de hecho, tal vez no provoquen ningún síntoma. En general, estos bultos no necesitan de ningún tratamiento. Pero, en muchos casos, al igual que las almohadas o los colchones que tienen bultos, es probable que le hagan sentir incómodo.

Los bultos en los pies generalmente no son duros como los sobrehuesos (que generalmente son protuberancias óseas), pero pueden ser más firmes o flexibles y esponjosos, dependiendo de qué estén compuestos (sacos repletos de líquido, grandes masas de células, etc.) Incluso puede usarlos durante horas para divertirse morbosamente viendo cómo se mueven bajo su piel. Los bultos generalmente causan problemas cuando rozan la parte interna de los zapatos, provocando que la piel sobre el bulto se irrite, se hinche y se enrojezca. Los bultos también pueden ser dolorosos, ya que pueden provocar dolor al caminar o cuando se aplica presión sobre ellos. Los bultos incluso pueden afectar al funcionamiento correcto del pie.

A veces, algunos bultos (particularmente los callos o callosidades) pueden irritarse tanto que generan una úlcera. Estos casos pueden ser graves, particularmente para los pacientes diabéticos que tienen problemas de cicatrización. Si desarrolla una úlcera en cualquier parte de su pie, consulte inmediatamente a su podiatra.

Diagnóstico

Si encuentra un bulto en su pie, especialmente si éste le provoca dolor, es recomendable que un podiatra lo vea. Cuando vaya al consultorio, el podiatra probablemente le preguntará sobre sus síntomas, observará el bulto y lo estimulará o presionará. A veces, se usa el diagnóstico por imágenes para ver mejor el bulto y su podiatra puede recomendarle una tomografía computada, una resonancia magnética o (con menor frecuencia), una radiografía.

Tratamiento

El tratamiento de un bulto en el pie realmente depende del tipo de bulto que tenga y su causa. Por ejemplo, las inyecciones de cortisona pueden ser beneficiosas para algunos bultos o empeorar otros. Los tratamientos antiinflamatorios, incluyendo los medicamentos (como el ibuprofeno), la aplicación de hielo y el reposo del pie, se pueden usar para reducir el dolor. Se puede aplicar presión sobre algunos bultos, o su podiatra puede decidir drenar los líquidos del bulto (aunque esto generalmente da como resultado que el bulto vuelva a formarse). Algunos bultos responderán bien a las ortesis (plantillas recetadas) o simplemente un cambio de calzado.

En algunos casos, la cirugía puede ser el método más eficaz para deshacerse para siempre del bulto, mejorar la función de su pie y reducir el dolor. Sin embargo, como los tratamientos para los bultos en los pies son muy variados, es mejor hablar con su podiatra antes de iniciar un tratamiento usted mismo. La buena noticia es que, a diferencia de la avena llena de grumos que le obligaban a comer de niño, no hay motivo por el cual unos pies llenos de bultos deban formar parte de su vida para siempre.